-Redacción AN / MDS

El presidente de Polonia, Andrzej Duda, descartó este miércoles que la caída del proyectil el martes en suelo polaco sea un ataque intencionado contra el país y apuntó a que hay indicios de que se trató de un misil defensivo utilizado por Ucrania.

En una rueda de prensa, el mandatario polaco señaló que “no existen indicios de que se haya producido un ataque intencionado contra Polonia” y recalcó que dicho lanzamiento “no tenía como objetivo” el territorio polaco. Así, ha puntualizado que “el hecho de que el proyectil cayera no implica que sea un acto intencionado”.

Tras reunirse con el Gabinete, Duda recordó que a lo largo del martes se lanzaron más de un centenar de misiles de varios tipos contra Ucrania. “Esto llevó a que las zonas fronterizas fueran también bombardeadas, como Leópolis y Volin. Los misiles rusos han caído en ciudades de esa parte de Ucrania, que también se ha defendido con bombardeos”, aseveró, según informaciones del diario ‘Rzeczpospolita’.

Así, señaló que “la parte rusa es la verdadera culpable de todo lo que pasó ayer” y detalló que la explosión se registró a tan solo seis kilómetros de la frontera con Ucrania. “Lo más probable es que fuera un proyectil de fabricación rusa, un S-300 de los años 70”, indicó.

En este sentido, explicó que por ahora “no existen indicios de que el misil fuera lanzado desde territorio ruso”, pero ha puntualizado que “hay indicios de que se trata de un misil de defensa utilizado, por ejemplo, por las fuerzas ucranianas”.

“Había misiles rusos atravesando el cielo en diferentes direcciones y probablemente algunos de ellos giraban hacia el este antes de dirigirse hacia territorio polaco. Los sistemas de defensa de Ucrania han lanzado cohetes en estas direcciones y es posible que uno de ellos haya caído en territorio polaco”, aclaró después de que fuentes cercanas al asunto hayan señalado que Varsovia prevé dejar de lado la activación del artículo 4 del tratado de la OTAN mientras se mantiene a la espera de “más pruebas” sobre lo sucedido.