-El Universal Online

NASA llegó la Luna el lunes, la primera vez desde que el programa Apollo de la NASA arribó hace 50 años.

La misión de Orion, que lleva maniquíes de prueba en lugar de astronautas, representa un gran logro. La prueba de vuelo para orbitar la Luna costó 4 mil 100 millones de dólares y fue lanzada el miércoles.

El acercamiento de 130 kilómetros (81 millas) ocurrió mientras la tripulación de la cápsula y sus tres maniquíes estaban en el lado lejano de la Luna. Debido a una interrupción en la comunicación de media hora, los controladores de vuelo en Houston no supieron si el encendido crítico de los motores iba bien hasta que la cápsula salió de detrás de la Luna, a unos 370 mil kilómetros (232 mil millas) de distancia de la Tierra.

Las cámaras de la cápsula enviaron una imagen del mundo: un pequeño orbe azul rodeado de oscuridad.

“Nuestro pálido punto azul y sus 8 mil millones de habitantes están ahora a la vista”, dijo la comentarista de Control de Misión, Sandra Jones.

La cápsula aceleró a más de 8 mil kilómetros por hora (5 mil millas por hora) cuando recuperó el contacto por radio, dijo la NASA. Menos de una hora después, Orion se elevó sobre la Base Tranquilidad, donde Neil Armstrong y Buzz Aldrin alunizaron el 20 de julio de 1969.

“Es uno de esos días en los que se ha estado pensando y hablando durante mucho, mucho tiempo”, dijo el director de vuelo Zeb Scoville.

A primera hora de la mañana, la Luna se veía cada vez más grande en el video transmitido, mientras la cápsula recorría los últimos miles de kilómetros desde su despegue desde el Centro Espacial Kennedy de Florida, a bordo del cohete más potente jamás construido por la NASA.

La Orion tuvo que girar alrededor de la Luna para adquirir la velocidad suficiente para entrar en la amplia y desigual órbita lunar. Los controladores de vuelo evaluaron los datos que les llegaban para determinar si el encendido de los motores fue el previsto. Otro disparo colocará la cápsula en esa órbita alargada el viernes.