-La Jornada

Ciudad de México. La Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader) informó que la vacunación de aves contra el virus de influenza aviar AH5N1 altamente patógeno comenzará en zonas de alto riesgo zoosanitario, en granjas donde existen gallinas progenitoras y reproductoras. En una primera etapa se prevé inocular 6 millones de ejemplares en Jalisco, Sonora y Nuevo León.

En un comunicado indicó que hay brotes en aves domésticas en siete estados del país, por lo que ya se inició la vacunación de aves en unidades de producción comerciales.

Indicó que la estrategia de vacunación es complementaria a las acciones de control y erradicación que operan los técnicos de la Comisión México-Estados Unidos para la Prevención de la Fiebre Aftosa y otras Enfermedades Exóticas de los Animales (CPA) del Senasica en nueve entidades del país, en las que se ha confirmado la presencia del virus.

Llamó a los productores a mantener y reforzar las medidas mínimas de bioseguridad y a cumplir con las disposiciones que establece el Dispositivo Nacional de Emergencia de Salud Animal (Dinesa) en referencia a la movilización de aves vivas y sus excretas.

La dependencia indicó que las empresas avícolas o propietarios que deseen vacunar deben contar con el registro de Unidad de Producción Avícola (UPA) ante Agricultura, con un Médico Veterinario Responsable Autorizado (MVRA), además de presentar resultados negativos a influenza aviar con pruebas de RT-PCR con vigencia no mayor a siete días, ya que está estrictamente prohibido vacunar parvadas infectadas con el virus.

Agregó que posteriormente se podrán vacunar animales de unidades de producción de pollo y huevo orgánico, aves de zoológicos, unidades de manejo para la conservación de vida silvestre y aves de combate, siempre y cuando el biológico sea aplicado por un MVRA.

Hasta ahora el virus AH5N1 se ha encontrado en cuatro granjas comerciales de Sonora, una de Nuevo León, dos de Jalisco y, recientemente, una en Yucatán, así como en tres explotaciones de traspatio en Chiapas, Chihuahua y Estado de México, con un total de 1.4 millones de aves afectadas, lo que representa el 0.07 por ciento de la parvada nacional, “lo cual, hasta el momento, no significa ningún riesgo para el abasto nacional de huevo y pollo del país”.