-Dalila Sarabia

A pesar de que la Secretaría de Educación Pública (SEP) ha registrado un incremento del 1.7% en la matrícula de estudiantes de educación superior, es decir, entre 2021 y 2022 unos 85 mil 900 alumnos volvieron a las aulas tras haber dejado sus estudios, en lo que compete a la educación básica y media superior no solo no hay datos, sino que la SEP continúa sin delinear un programa o política pública para hacer que los estudiantes que abandonaron la escuela durante la pandemia vuelvan a los salones de clases.

Las razones por las que no continuaron su educación son distintas, sin embargo, a más de un año del regreso presencial a la escuela, la SEP sigue sin informar el impacto del abandono escolar y tampoco se ha pronunciado sobre lo que hace para lograr que esos niños y jóvenes continúen con su preparación académica.

Este martes, durante la comparecencia de la titular de la SEP, Leticia Ramírez, en comisiones de la Cámara de Diputados, el abandono escolar fue uno de los principales temas que le preguntaron los legisladores federales -incluidos los de Morena-, pero a ninguno de ellos les dio una respuesta.

“Pongamos por delante la educación, pongamos por delante cómo vamos a impulsar que se recupere la matrícula (escolar), que recuperemos aprendizajes, pero aquí tenemos que destacar muy claramente que la recuperación de la matrícula no tiene que ser un asunto de número, tiene que ser un asunto de opción de vida”, dijo la funcionaria a los diputados.

Agregó que para lograrlo se requiere “trabajo de equipo”, sin embargo, no describió ningún eje de acción.

Ante la falta de información, el diputado Román Cifuentes del PAN, mencionó los datos sobre la matrícula escolar. En el ciclo escolar 2019-2020 la matrícula reportada en el Segundo Informe de Gobierno fue de 36.5 millones de estudiantes; en el Tercer Informe de Gobierno la SEP reconoció la disminución de más de 847 mil alumnos y para el Cuatro Informe de Gobierno se da cuenta de que la matrícula escolar en el país es de 33 millones de alumnos.

“Lo cual quiere decir que traemos perdidos a tres millones de estudiantes y no vemos un dato, una acción concreta que diga ‘hicimos esto para reintegrarlos, trabajamos esto para reintegrarlos y aquí están los resultados”’, expuso Cifuentes.

 “Lo que pedimos, señora secretaria, es que no se den por perdidos estos alumnos, hay que ir por ellos. Como usted lo dijo ‘son opciones de vida’ y hay que hacer que vuelvan a la escuela para que sigan representando esa esperanza viva de sus familias”, agregó.

Otra de las legisladoras que se pronunció en este sentido fue la diputada morenista Martha Rosas Morales quien pidió se ponga en marcha una política integral para regresar a los estudiantes a los salones, pues la crisis sanitaria no solo dejó de manifiesto, aún más, las profundas desigualdades en el país, sino que afectó en mayor medida a las niñas y jóvenes estudiantes.

“Las niñas y adolescentes fueron forzadas al cuidado de sus hermanos y a las tareas del hogar e incluso a realizar trabajos remunerados para apoyar la economía familiar orillándolas así a la deserción escolar y en algunos casos exponiéndolas a la violencia familiar, embarazos, matrimonios prematuros y poca planificación familiar a causa de su menor escolarización”, expuso la legisladora.

De no trabajar para revertir esta situación, subrayó, en el futuro habrá una mayor diferenciación entre las expectativas del trabajo menor remunerado para las mujeres, así como una menor calidad de vida entre ellas.