-FLUVIO CESAR MARTÍNEZ.

Desde 2021, el hogar de Fanny del Carmen González se convirtió en un verdadero calvario para ella y su mamá Melina Gómez, ya que su padre identificado como Faustino González, pasó de ser el proveedor de la casa al causante de agresiones físicas y verbales, violencia que aumentó con el paso de los meses y que a pesar de las denuncias y una orden de restricción lo sigue cometiendo.

Fanny tiene 22 años, nació en una familia normal, siendo la segunda hija del matrimonio que vivía en el municipio de Soconusco en el estado de Veracruz. Hasta su mayoría de edad era un hogar feliz, pero asegura que las cosas cambiaron cuando su papá conoció a otra mujer.

“Las agresiones comenzaron hace un año aproximadamente, primero de manera verbal, seguido psicológica y al final físicamente; las principales causas eran externas a mi persona, porque mi padre me utilizó como método para chantajear a mi mamá y a mí me utilizaba; todo porque ese señor (su padre) conoció a otra mujer y de ahí cambio mucho”, relata.

En entrevista con MILENIO cuenta que su madre pidió el divorcio a Faustino, pero eso lo convirtió en un hombre violento, que las manipulaba y golpeaba cuando no hacían lo que él decía, incluso dormían con los cuartos asegurados para evitar que los agrediera durante las noches.

Las agresiones se extendieron al grado de que la mamá de Fanny terminó en el hospital, fue ahí cuando decidieron denunciarlo ante las autoridades de la Fiscalía veracruzana, con sede en el municipio de Acayucan.

“Al principio no hicimos y nos quisimos actuar en contra de mi papá, mi mamá accedió a un convenio legalmente, pero Faustino González Molina no cumplió con su palabra y ahora decidimos alzar la voz, ya que las autoridades no han hecho nada al respecto y cada día estos sucesos son más repetitivos, y no solamente conmigo también hacia mi mamá Melina Gómez cruz”, asegura la joven.

Fiscalía desaparece pruebas y frena investigaciones

De agredir a su esposa, Faustino pasó a golpear a sus hijos, cuando defendían a su mamá; también les provocó heridas, pues los golpeaba con lo que tuviera a la mano: desde palos hasta cinturones. A raíz de ello, decidieron interponer una segunda denuncia, además de una orden de restricción, logrando que Faustino abandonara su hogar.

Sin embargo, las agresiones no han cesado y Faustino sigue confrontando a sus hijos, quienes acusan a la Fiscalía veracruzana de desaparecer las pruebas que presentan, frenar las investigaciones y dejar en libertad a Faustino.

“Hemos denunciado en la Fiscalía de Acayucan, en Veracruz, la cual mi papá ya cuenta con tres denuncias por parte mía Fanny del Carmen González Gómez, de mi hermano Faustino González Gómez, y mi mamá Melina Gómez cruz (la cual ha ampliado su declaración), pero las autoridades no han hecho nada al respecto para dar un alto a esta persona tan violenta”, lamenta la joven.

A pesar de que han mostrado las huellas de la violencia, pareciera que a las autoridades veracruzanas no les son suficientes y Faustino presume su libertad para seguir agrediendo a la familia que formó.

“Mi madre y yo tenemos miedo, ya que vivimos bajo amenaza del señor Faustino y ahora su actual pareja, la maestra Azucena Carrillo Suárez (porque el último hecho ella siendo una educadora y contribuye a la violencia en el último video)”, indica.

Con un bate golpeó a Fanny y su novio en las calles

La última agresión de la que fue víctima Fanny fue el pasado 27 de noviembre, cuando se encontraba con su novio, quien también fue golpeado por Faustino con un bate de madera, provocando severas lesiones en ambos jóvenes. Incluso en su perfil personal de la red social Facebook, Fanny publicó algunos videos de aquel ataque.

“Me encontraba afuera del domicilio de mi novio con su moto, ahí el señor Faustino se le cerró a mi novio con el coche que manejaba, un corolla rojo, con placas YHN-995, y empezó a gritar de cosas y groserías, pero mi novio no le hizo caso y ya nos íbamos a meter al domicilio”.

“Cuando el señor se bajó del automóvil y después empujó a mi novio diciéndole que lo golpeara, posteriormente el señor Faustino González Molina se acerca al coche y dentro del automóvil se encontraba su actual pareja que le proporciona un bate de béisbol y nos comenzó a golpear”, relata la joven.

Gracias a la ayuda de vecinos, Faustino los dejó y escapó sin ningún problema, hechos que se han repetido de forma constante y sin aparente motivo alguno.

A pesar del temor, Fanny decidió alzar la voz y solicitar la intervención de las autoridades a través de este medio de comunicación, pues temen que un día se ponga más violento y las mate.

“Necesitamos que nos ayuden a alzar la voz y que las autoridades puedan proceder a hacer justicia, ya que contamos con múltiples evidencias en diferentes acontecimientos donde el señor Faustino González Molina nos agrede a todos; queremos justicia y que nos deje vivir en paz, porque no entendemos su odio”, finaliza.