-El Universal Online

Para la implementación de los nuevos planes y programas de estudio para educación básica en el inicio del ciclo escolar 2023- 2024, la Secretaría de Educación Pública (SEP) no brindará capacitación a las maestras y a los maestros, sino que será una preparación continúa entre pares. Es decir, entre los propios docentes, lo que para algunos especialistas en educación es “dejarlos solos y a su suerte’”.

“Están dejando solos a los maestros porque no hay recursos en los Consejos Técnicos Escolares [CTE]; los están dejando solos con el aprendizaje de los estudiantes porque están utilizando el espacio de los consejos para la enseñanza de contenidos y los están capacitando sobre programas inexistentes”, dice Fernando Ruiz, director de Investigación de la organización civil Mexicanos Primero.

Asegura que la SEP no tiene claridad en torno a las prioridades y necesidades de niños y adolescentes “y piensan que los docentes deben trabajar sobre qué contenidos deben aprender, en lugar de enseñarles a aprender”.

El martes pasado, la titular de la SEP, Leticia Ramírez Amaya, destacó que “los maestros de educación básica van a conocer el plan de estudios y cómo se va a trabajar con ellos […] no planteamos una capacitación, sino una formación continúa del docente que debe incluir el conocimiento del plan de estudio y de todas las metodologías didácticas y herramientas que se requieren”.

Declaró que a raíz de la publicación de los planes y programas de estudio se están utilizando todos los espacios de los CTE para discutir sobre ese plan.

“Lo que se necesita es una información de la autoridad educativa federal, otra de la estatal, el demás espacio para que los propios compañeros definan cómo vamos a trabajar en cada uno de los contextos escolares”, señaló.

De acuerdo con datos de Mexicanos Primero, mientras que en 2016 se destinaron mil 644 pesos para su capacitación, en la actualidad sólo se invierten 85 pesos por cada maestro.

Juan Alfonso Mejía, exsecretario de Educación Pública en Sinaloa, asegura a EL UNIVERSAL que lo que está haciendo la SEP es abandonar a los maestros “a su suerte. Estaríamos cayendo nuevamente en un problema de implementación: les dejan toda la carga al momento de poner en marcha un plan y un programa que desconocen”.

Para el especialista en temas educativos es un hecho que la SEP está claudicando en su labor para capacitar a los maestros “en un programa que saben que es sólo un discurso y que será difícil llevarlo a la práctica en los salones de clase”.

“En 2016 podíamos hablar de una educación continua que estaba integrada en el Presupuesto de Egresos de la Federación, que equivalía a alrededor de mil 600 pesos por maestro, y esto ha venido reduciéndose desde 2019. Primero, los diputados de Morena recortaron 50% y luego volvieron a reducir a esa formación continua”, sostiene.

Considera que la realidad de la que hablan las autoridades educativas “no tiene nada que ver con la que enfrentan miles de docentes, las familias, niños y adolescentes en las aulas. ¿Qué es lo que hay?, hay un abismo entre lo que se vive en el salón de clases y lo que está dictando la SEP.

Mejía expone que una vez que inicie el ciclo escolar 2023-2024 no habrá “ningún cambio real en el aula, por lo que los docentes seguirán implementando, como hasta hoy, un plan curricular que les exige la SEP, pero con una metodología que ellos tienen desde su formación”.

  Para el ciclo 2023-2024, SEP no los capacitará para implementar los nuevos planes de estudio; se recortaron recursos para su formación.