– Israel Zamarrón

El presidente Andrés Manuel López Obrador consideró este jueves que a pesar de la crisis económica que trajo, primero la pandemia de Covid-19, luego la guerra de Rusia contra Ucrania y las altas tasas de inflación, la economía mexicana pasa por un buen momento.

“Estamos pasando por un buen momento, a pesar de la crisis económica. Ya venía mal la política económica neoliberal, ya estaba tocada, no funcionaba y se precipitó la crisis con la pandemia y luego con la guerra, sin embargo, nuestro país está saliendo adelante”, dijo en su conferencia.

El mandatario señaló que hay “esperanzas fundadas de que hacia adelante vamos a tener más crecimiento económico, empleos, bienestar, y lo más importante es que vamos a tener una sociedad mejor, más igualitaria, más fraterna, sin corrupción, sin impunidad”.

En su habitual comparecencia matutina ante los medios de comunicación López Obrador dijo a los jóvenes de México “que no hay motivos para entristecerse, para la apatía, y mucho menos para la frustración”.

“Cuando nosotros estudiamos, cuando éramos jóvenes, nos tocó un momento de esplendor, el país era una fábrica de sueños, venir aquí a estudiar a la Ciudad de México era venir a buscar la superación, se podía ascender en la escala social con el estudio, con el trabajo.

“Todo eso se fue perdiendo con el periodo neoliberal, fue como entrar en un túnel, pero estamos saliendo, y ya no solo se ve la lucecita, sino hay mucha claridad hacia adelante”, abundó el presidente López Obrador.

También criticó que durante el periodo neoliberal no se dio prioridad a la obra pública y por el contrario, se privilegiaron las asociaciones público-privadas y las concesiones a empresas privadas.

“Durante mucho tiempo no hubo inversión pública, es decir no se hacían obras públicas, lo más que se hacían eran hospitales, además, con mecanismos de asociación con particulares, asociaciones públicas-privadas, o concesiones para hacer autopistas de paga.

“Todo era pura concesión, no había inversión pública, muchos hospitales eran para justificar que se estaban haciendo cosas y justificar la corrupción, porque entregaban sobornos”, criticó el mandatario como continuamente lo hace durante su aparición matutina.

Y, como también es habitual, contrastó ese periodo con lo que él denomina la cuarta transformación: “Ahora se están haciendo presas, canales de riego, acueductos, carreteras, trenes, vamos a entregar 2,000 kilómetros de vías nuevas para el ferrocarril de pasajeros y como 1,500 kilómetros de vías rehabilitadas para trenes de carga y de pasajeros”.

“Esto molesta mucho a los conservadores. Unos supuestos expertos, todos vinculados a la oligarquía, no como los potentados, los adinerados, sino como los ‘achichincles’ de los ‘chipocludos’, hablando en Reforma, en 8 columnas, que la refinería de Dos Bocas va a empezar a producir en 2027, según estos expertos. No se miden, no le tienen ni tantito respeto a sus lectores”, cargó López Obrador.