-Armando G. Tejeda

Madrid. En un breve comunicado, el gobierno español, a través del ministerio de Asuntos Exteriores, presidido por José Manuel Albares, rechazó “tajantemente” las declaraciones hechas por el residente de México, Andrés Manuel López Obrador, sobre el estado de las relaciones bilaterales.

El comunicado se difundió al borde de las doce la noche, algo muy atípico, y consta de tan sólo tres párrafos. El contenido literal del mensaje del gobierno del socialista Pedro Sánchez es el siguiente: “El Gobierno de España rechaza tajantemente las declaraciones del Presidente de los Estados Unidos Mexicanos sobre Su Majestad el Rey, empresas españolas y sectores políticos de España”.

Y añade: “Dichas declaraciones resultan incomprensibles tras una exitosa Comisión Binacional que tantos resultados concretos ha ofrecido”. Para rematar que “España favorecerá siempre el estrechamiento de los lazos fraternos, humanos, culturales, económicos y educativos entre nuestros dos países hermanos”.

Precisamente en la víspera, tanto el ministro Albares como el ministro de Cultura, Miquel Iceta, habían difundido a través de sus departamentos de comunicación el “éxito” que a su juicio había tenido la reunión binacional que se celebró en nuestro país en los días previos, en la que se firmaron algunos acuerdos y se dio por concluida, al menos desde la óptica de la diplomacia española, “la pausa” que había en las relaciones bilaterales. Incluso el ministro de Exteriores español, que mantuvo una reunión con el canciller mexicano Marcelo Ebrard, se mostró convencido de que México y la Unión Europea (UE) firmarán durante la presidencia temporal de España de la UE, que es e segundo semestre del próximo año, la renovación del acuerdo de libre comercio.

Y desde el ministerio de Cultura se informó de que durante la binacional se habían llegado a acuerdos importantes para fortalecer los actuales proyectos de cooperación y “para abrir nuevas perspectivas de trabajo conjunto”.