-ANIMAL POLITICO.

El adelanto de elecciones en Perú para poner fin a la crisis tras la destitución del presidente Pedro Castillo fracasó, en medio de violentas protestas que han dejado a miles de turistas varados en Cusco y Machu Picchu.

Las manifestaciones han dejado más de 500 heridos y 18 fallecidos, varios tras choques con militares en el marco del estado de emergencia nacional.

Las manifestaciones han dejado más de 500 heridos y 18 fallecidos, varios tras choques con militares en el marco del estado de emergencia nacional.

Los manifestantes piden la libertad de Castillo, la renuncia de su sucesora constitucional, la exvicepresidenta Dina Boluarte, el cierre del Parlamento y elecciones generales inmediatas.

Este viernes, el Parlamento rechazó una propuesta de Boluarte para adelantar las elecciones de 2026 a 2023.

La iniciativa hubiera permitido el llamado a las urnas en diciembre de 2023 y la entrega del mando de Boluarte en abril de 2024. Esta decisión hace peligrar su permanencia en el poder.

“Lo que va a venir es la renuncia de Dina Boluarte, y dar paso a una transición democrática”, pronosticó la parlamentaria izquierdista Ruth Luque.

“Por la cantidad de peruanos muertos, la señora Boluarte debería renunciar”, dijo la legisladora de centro Susel Paredes.

Ante una renuncia de Boluarte, la ley dispone que el sucesor sea el presidente del Congreso, José Williams. Si él desiste, el cargo recae en la presidenta de la Corte Suprema, Elvia Barrios, quien debe convocar a elecciones.

La noche del viernes, tras una reunión de los representantes de los tres poderes del Estado en Palacio de Gobierno, Williams recordó que aún está pendiente un pedido para votar nuevamente en el Parlamento el adelanto de elecciones.

Boluarte sostuvo “una conversación telefónica con el secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, quien le reiteró su apoyo a Perú “y su voluntad de seguir fortaleciendo la nutrida relación bilateral”, según un comunicado de la Cancillería.

Por su parte, el presidente de Colombia, el izquierdista Gustavo Petro, consideró un “exabrupto” de la justicia la detención de Castillo, a quien ya le ha dado su respaldo.

Reabre aeropuerto en Cusco

El cierre de vías y aeropuertos interrumpió el traslado de turistas en la ciudad andina del Cusco, la capital turística del país.

“Se tiene 5 mil turistas varados en la ciudad del Cusco, están en sus hoteles a la espera de que se puedan reactivar los vuelos”, dijo a la AFP Darwin Baca, alcalde del vecino distrito de Machu Picchu.

Un helicóptero del ejército llegará el sábado al distrito de Machu Picchu para trasladar en cuatro vuelos a más de 500 turistas extranjeros que se encuentran varados, informó la municipalidad.

El aeropuerto internacional de Cusco estuvo cerrado desde el lunes tras un intento de toma por parte de los manifestantes. Sin embargo, este viernes, el ministerio de Defensa anunció su reapertura.

Mientras tanto, desde la ciudadela inca de Machu Picchu, unos 200 turistas, principalmente norteamericanos y europeos, salieron caminando por la vía férrea hasta la localidad de Ollantaytambo, a unos 30 km, para poder hacer una conexión hacia Cusco.

Por esa vía transita el tren de turistas, cuyo servicio está suspendido.

Muertos por bala 

Las manifestaciones estallaron luego de que Castillo, un maestro rural de izquierda y de origen humilde, intentó dar un autogolpe de Estado el 7 de diciembre, cerrar el Parlamento, intervenir los poderes públicos y gobernar por decreto.

Fue detenido en “flagrancia” cuando intentaba llegar a la embajada de México para asilarse. La justicia decidió el jueves que permanecerá preso 18 meses, hasta junio de 2024, para ser investigado por rebelión.

Contra Castillo también existe una inédita denuncia constitucional de la fiscalía por corrupción.

Las protestas han sido más intensas en el sur andino del Perú, una región golpeada por la pobreza y con demandas sociales postergadas.

El jueves un intento de toma del aeropuerto de Ayacucho (sur) fue contenido por el Ejército y dejó ocho fallecidos, dijo a la AFP la Defensora del Pueblo, Eliana Revollar.

“Hubo un intento de toma del aeropuerto, que estaba bajo el control del ejército. Al verse rodeados y que la masa se iba acercando, lo que señalan (los reportes) es que habrían dado la orden de ‘alto’ (antes de disparar), luego disparos al aire pero después han sido disparos al cuerpo”, explicó.

Detalló que los manifestantes portaban hondas y piedras. “Estas personas han fallecido por impacto de bala”, afirmó.

El número de muertos desde que iniciaron las protestas el 7 de diciembre asciende a 18, dijo el viernes la ministra de Salud, Rosa Gutiérrez. Entre ellos hay al menos dos menores de edad.

El Comité de Derechos del Niño de la ONU instó a Perú a investigar las muertes de menores.

Además se contabilizan otras seis muertes de hechos vinculados a los bloqueos de vías, como atropellos o muertes de pacientes -incluso menores- que no pudieron llegar a tiempo a un hospital.

“Esto tiene que parar” 

Según la Defensoría del Pueblo también se cuentan 518 heridos, entre ellos 250 civiles y 268 policías. Organizaciones de derechos humanos reportaron 147 detenidos.

“Para nosotros la preocupación es que el ejército siempre tiene que estar detrás de la policía (durante el control de las manifestaciones)” porque los militares “están listos para disparar”, comentó Revollar.

Boluarte condenó “los actos vandálicos de algunos radicales usando la buena voluntad del pueblo”. “Esto tiene que parar”, dijo el viernes, durante una ceremonia militar.

En protesta por la muerte de manifestantes, la ministra de Educación, Patricia Correa, y el ministro de Cultura, Jair Pérez, presentaron su renuncia el viernes.