-El Universal Online

Falta de evidencia en la progresión de estudiantes, carencia de una estructura operativa de la Coordinación Nacional de Becas para el Bienestar Benito Juárez (CNBBBJ) y problemas en el cobro de becas, son algunos de los principales hallazgos que el Consejo Nacional de Evaluación de la Política Social (Coneval) encontró en el Programa Beca Universal para Estudiantes de Educación Media Superior Benito Juárez.

De acuerdo con la evaluación del consejo, la población objetivo de esa estrategia son los alumnos inscritos en bachillerato que no reciben de manera simultánea otra beca otorgada por alguna dependencia o entidad de la Administración Pública Federal (APF). Las personas beneficiarias reciben una beca que equivale a 840 pesos mensuales por 10 meses en cada ciclo.

En los hallazgos del Coneval también destaca la inexistencia de un manual de comunicación con las actividades requeridas para la difusión del programa.

“A nivel de planteles en las entidades se detectó el uso informal de grupos de WhatsApp para difundir las convocatorias asociadas al programa y establecer comunicación con los beneficiarios”, dice el consejo.

Asegura además que por falta de claridad sobre las fechas de operativos y entrega de becas, personas ajenas al programa aprovechan los vacíos de información para emitir mensajes en redes sociales que abonan a la desinformación y confusión por parte de los becarios.

Precisa que mientras que en Banco Azteca, que es utilizado por algunos beneficiarios no se han reportado fallas, en el Banco del Bienestar que es es la institución liquidadora, “puede pasar que no cuente con recursos económicos suficientes para que todas/os las/los becarias/os puedan cobrar su beca”.

Agrega que la operación en Telecomm tiene cuellos de botella. Pues cuando se entrega el giro en papel de Telecomm, las y los becarios tienen que acudir a la sucursal más cercana a cobrar.

“Becarias/os refirieron que no siempre hay una sucursal de Telecomm en su localidad. También refirieron que en ocasiones en las sucursales de Telecomm se acaba el recurso para pagarles a todos al mismo tiempo”, detalla.

Indica que no se encontró evidencia de un seguimiento puntual a la progresión de los becarios, ni a la culminación oportuna del tipo educativo.

“Esto es, que se verifique que las personas beneficiarias progresen de manera adecuada en educación media superior y concluyan su nivel educativo”, refiere la evaluación.

En este sentido, recomienda “realizar una confronta entre personas beneficiarias a las que se abonaron los recursos correspondientes a 30 meses para verificar si concluyeron sus estudios de educación media superior y realizar de igual forma una revisión de la progresión educativa adecuada de las/los becarias/os”.

“Es importante señalar que este tipo de evaluaciones facilitan el poder identificar cómo están logrando o no sus objetivos y aprender sobre sus propios procesos, modificar sus ‘cuellos de botella’ y estimar hasta qué punto existe coherencia entre objetivo del Programa, su diseño y sus procesos, entre otros”, añade.

El Coneval recomienda que se mejoren los mensajes y contenidos que emite la CNBBBJ para acercar información pertinente, oportuna y veraz para las y los becarios de esos apoyos económicos.

También sugiere que se valore la continuidad del adjetivo “universal” del programa, porque argumenta que si bien el objetivo de universalidad es relevante y adecuado, las restricciones presupuestales impiden que el objetivo se cumpla de manera efectiva.

“El programa contradice su modo de operación, por lo que el objeto de la recomendación es visibilizar la necesidad de que el presupuesto se asigne con base en la matrícula total de alumnos estimada para el ejercicio fiscal pues el término “Universal” genera expectativas entre la población objetivo”, dice.

Y resalta que el programa no contempla la asistencia escolar como aspecto a monitorear.

“Si bien, la carga de la matrícula incluye un proceso de verificación de inscripción, se considera relevante que el programa genere mecanismos para incentivar la asistencia escolar, aspecto fundamental para incidir en el tipo educativo y alcanzar sus objetivos”, expone la evaluación del Coneval.